Tras conocerse que había dado positivo por coronavirus, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso: manifestó que había perdido el gusto y el olfato. Pedro Alfaro, español curado del coronavirus, contó a la agencia Efe que «rápidamente» había perdido también el olfato; aquella pérdida «le avisó de que esa no era una enfermedad conocida».

El director general de Sanidad, Jérôme Salomon, apuntó  que el Consejo Profesional de Otorrinolaringólogos les había alertado de un aumento de los casos de «anosmia» ,  pérdida total de olfato, sin obstrucción nasal.

La Sociedad Española de Neurología junto con la Asociación Británica de Otorrinolaringología  ya avisaron que la anosmia y ageusia, amargor en la boca,  pueden ser posibles síntomas  precoces del coronavirus, confirmado por el virólogo alemán HendriK Streeck. Otro síntoma de importancia sería la diarrea, que afecta al 30% de los pacientes vistos por Streeck, además de los síntomas conocidos ya por la población.

Es importante tener en cuenta cualquier síntoma que provoca esa enfermedad. Demostró ser una infección viral  desconocida y su cuadro clínico ayudaría  a la investigación científica en la búsqueda de tratamientos y antivirales.