Los ojos tienen el mismo tamaño desde que nacemos hasta el final de la vida. Por otro lado, las orejas y la nariz crecen constantemente.